¿Caminar o correr, que es mejor?

Dependiendo del programa de ejercicios físicos que se haya elegido, si lo que se desea es adelgazar y reducir la grasa acumulada, lo más importante es que se empiece una dieta saludable.

El porcentaje de frecuencia cardíaca que encuadra el trabajo aeróbico se ubica entre el 60 y el 90% de la frecuencia cardíaca máxima y otros lo sitúan  entre el 50 y el 90%.

Si el trabajo se realiza por debajo al límite del 60%, el combustible principal para la actividad muscular derivará de la degradación de las grasas., a medida que se acercan al límite máximo, 90%, la energía y el combustible para la actividad muscular lo brindarán la degradación de los hidratos de carbono, por medio de la glucosa en sangre y el glucógeno muscular.

Se aconseja hacer actividades de mediana a baja intensidad aeróbica en un adieta para adelgazar, no obstante esto no es así, si una persona que pese 70 kilos:

Caminar durante 60 minutos a un ritmo de 5 Km por hora, al terminar la sesión se habrá logrado consumido 270  kilocalorías, de las cuales 160 provienen de las grasas.

Pero correr durante 60 minutos a un ritmo de 13 Km por hora, al culminar con los ejercicios se habrá consumido 960 kilocalorías, siendo 385 Kilocalorías las consumidas a través de las grasas.

Los ejercicios de mayor intensidad logran quemar más cantidad de grasas en la misma unidad de tiempo, aunque el combustible principal de los ejercicios hayan sido los hidratos de carbono.

El problema se presenta en si  se puede aguantar un ejercicio de más intensidad hasta completar el tiempo o rápidamente se llegará a la fatiga, abandonando el ejercicio  por lo que la cantidad de calorías quemadas sería mucho menor que si se hubieses completado los 60 minutos a un ritmo bajo como una caminata o un trote mucho más lento.