Esferodinamia: fortalece tu cuerpo

Es un método de entrenamiento físico que utiliza una pelota como elemento indispensable, tiene también un papel importante en el entrenamiento corporal de bailarines y actores, debido a que con la pelota aumenta la percepción del espacio, la distancia y se produce un desarrollo y control del movimiento. Se podría decir que aumenta no sólo la destreza, sino también la capacidad de juego del individuo.

Características de la técnica:

La Esferodinamia es una técnica de trabajo corporal que utiliza balones de diferentes diámetros (entre 55 cm y 150 cm) y de diferentes tonalidades (más blandas o más duras), según sus características se realiza un trabajo distinto.

¿Cómo son los ejercicios qué podría realizar?

Como ya se mencionó, el tipo de pelota a utilizar, está determinada por el tipo de ejercicio a realizar, así encontramos que las pelotas más blandas son adecuadas para disminuir el tono muscular y las más duras para aumentarlo. Y que en una pelota chica, el trabajo es más localizado, mientras que, en una grande, es más global y los estiramientos pueden sostenerse por más tiempo.

Asimismo, una pelota dura o muy inflada tiene mayor resistencia en el piso y la superficie de apoyo es menor, se mueve más rápido y exige más control de los reflejos.
En cambio, una pelota blanda o menos inflada, posee un área de contacto mayor con el piso, se mueve con más lentitud y requiere menos energía para mantener el equilibrio.

Esto es solo a modo de información para demostrar que es una técnica bien constituida en sí misma, no para que se preocupen de su complejidad. Su respectivo instructor se ocupará de planificar los distintos ejercicios según lo que ustedes necesitaran de manera general y/o personalizada, según el centro de estética al que concurrieran.

Ventajas del trabajo con la pelota:

Las pelotas permiten aumentar la percepción del peso y del volumen del cuerpo. Se amplía el registro de zonas articulares y musculares especialmente tensas o comprimidas y se aprende a “soltar” reordenando la postura y aumentando el tono muscular. Permite realizar ejercicios de estiramiento o elongación de manera relajada, reduciendo al mínimo el riesgo de lesiones.

En síntesis, esta disciplina trabaja el cuerpo en todos los planos espaciales de movimiento: flexión, extensión, extensiones laterales y torsiones, tanto en ejercicios de alineación y estiramiento como de entrenamiento, obteniendo como resultado flexibilización y musculación. Además es terapéutico, no solo por la mejoría postural, de alivio de dolores y tensiones crónicas, sino también a nivel mental ya que resulta ser una forma de entrenamiento más didáctica que la simple rutina de ejercicios en un gimnasio. Según mi experiencia, es totalmente recomendable para aquellas mujeres que quieran romper con la rutina y encontrar una actividad liberadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *